sábado, 14 de agosto de 2010

La floricultura, una industria rentable


Así lo debemos considerar y de ninguna otra manera. Los recursos necesarios e indispensables son: suelo, clima, y agua.

En la presente colaboración de ésta siempre constante página dominical, echaremos “nuestro cuarto a espadas” con la experiencia que las oportunidades y los años de ejercicio profesional nos han dado para hablar de este apasionante tema, el cual acertadamente nos han solicitado amables lectores y productores a través de nuestro correo, mismo que ponemos a disposición de nuestros amigos interesados en el cultivo de organismos vegetales.

Entendiendo a la madre Naturaleza
Caminando por cualquier región o zona rural, e inclusive citadina de nuestro hermoso país y si somos conservadores, veremos diminutas especies con floración y esto, en cualquier época del año; estructuras y anatomías mínimas que sin embargo, nos dejan atónitos cuando distinguimos los colores o pigmentos en los pétalos de esos pequeñísimos organismos. Un tanto curiosos bien podemos preguntarnos cómo es que la plantita tiene el potencial de fabricación para dar la hermosura de sus colores así como su simetría misma; igualmente podemos apreciar que en esas pequeñísimas estructuras florales aparecen pétalos en combinación de colores armónicos y por supuesto estéticos.

Surgen muchas preguntas del por qué en Jalisco se han estado desperdiciando los recursos naturales que sin duda, existen en muchas regiones y zonas de nuestro Estado; una respuesta común y fácil es culpar a terceros: la opinión pública señala con dedo de fuego la ignorancia y falta de política económica aplicada, a quienes ocupan puestos de responsabilidad o bien, cosa que ha venido sucediendo en todo tipo de “Gobierno” que los productores del campo “no la vemos llegar” en cuanto apoyos efectivos se refiere.

La producción de ornamentales
Hemos mencionado con cierta regularidad y en esta misma página, una de nuestras características muy propias: tenemos gusto por los ornamentales, pero no hemos llegado a alcanzar la cultura para los mismos. Este aspecto estético de las sociedades tienen sus consecuencias económicas en el mercado. Por el gran volumen de plantas y flores que se producen con un gran movimiento de grandes consideraciones económicas, hacia los diversos mercados nacional y extranjeros.

Existen desarrollos económicos de grandes beneficios para productores; muy localizados, mismos que han sido visitados por esta columna viajera. Los centros de producción ornamental más sobresalientes están en el Estado de México, Veracruz, Puebla, Morelos, Michoacán y Distrito Federal. De todos esos lugares llegan tanto macetería como flor de corte; solamente tendremos que visitar nuestro mayor centro de acopio en Guadalajara que es el llamado Mercado de Mezquitán.

Por muchos años un número considerable de “floristas” o vendedores de flores estuvieron establecidos a espaldas y casi sobre el muro del Teatro Degollado. Por muchos años también, se vieron vendedoras de flores por las calles. Finalmente los comerciantes de flor de detrás del Degollado fueron reubicados en una zona del Parque Agua Azul.

Pero antes, después y hasta en la actualidad plantas y flores siguen teniendo gran mercado; y esto es lógico, pues a la par que la población, se multiplica también el gusto por la estética y la belleza crece, díganlo si no la cantidad de locales comerciales de la flor de corte que, con conexiones con cadenas de distribución mundial, han sostenido la presencia, potencial y calidad de las plantas florales de México. Con la facilidad de la tecnología, podemos ordenar un envío específico de los millares de especies que con nuestros climas se cultivan, a cualquier parte del mundo.

Antecedentes mínimos
Pequeños espacios cultivados con especies florales de mercado limitado, pero de máxima expresión de colorido, se han venido cultivando y llevando a cierto tipo de mercado; el antecedente de arranque serio a nivel comercial de negocio, lo vio nacer esta columna en terrenos cercanos a La Manzanilla de la Paz. Fue la primera estructura cubierta de plástico con un mínimo concepto de invernadero, para cultivar flor de corte de rosal, con calidad originada genéticamente en Francia y en los Estados Unidos; dos países con representaciones en México que facilitó el monopolio de la importación de esquejes. Han pasado tres lustros para que “la flor de invernadero” principalmente rosa y clavel aparezcan o tengan presencia de mercado y más o menos una aceptación, aunque a decir verdad los precios a que se venden estas especies están fuera del alcance del bolsillo de muchos posibles compradores. El ejemplo, los pequeños negocios a manera de quioscos de flor y los vendedores de esquina.

En este contexto el mercado se ve pues limitado. Por otro lado, se exportan grandes cantidades del producto fuera del país; un centro muy activo es Tenencingo, y otro Santa Ana, ambos al sur de la ciudad de Toluca. En la zona la vista se extiende por todas las cubiertas de plástico semejando invernaderos, tanto como en nuestra ciudad podemos ver tinacos y antenas. ¿De que la flor es negocio? ¡Es negocio!

Cómo producirla
Hablemos de la flor de corte. Bien podemos producirla en condiciones de invernadero, con el requisito ecológico de que se mantengan de una manera constante 21º C, dentro de la instalación. En estas condiciones podemos cultivar cualquier especie; por supuesto hay que entender las necesidades de nutrición muy específica, puesto que lo que manejaremos son pigmentos y durabilidad de anaquel. En el sistema invernadero podemos manejar varias técnicas de cultivo que pueden ser iniciadas directo en el suelo con sustrato específico, dominando la materia orgánica; podemos utilizar el método hidropónico con sustratos de sostén como la arena de río, el tezontle, la vermiculita, la perlita, el aserrín y la viruta de madera. Requisito indispensable para lograr los objetivos, son el conocimiento sólido de la química agrícola, aplicada a la nutrición.

Es muy común utilizar campo y cielo abierto para el cultivo de ciertas especies de corte cuando las temperaturas son más bien templadas (18-24º C). Por supuesto este tipo de producción tiene sus riesgos sobre todo en tiempo de lluvias por aquello del granizo. Consideremos lógico que una inversión de alta rentabilidad estará mejor protegida si utilizamos algún tipo de techo de protección como son las sábanas de plástico que pueden durar expuestas a la intemperie de seis meses a tres años; pero también están a la venta específicamente las telas maya-sombra, que se fabrican con el por ciento de luz requerido por la o las especies requeridas.

Consideraciones de inversión
Éstas tienen lugar de acuerdo a las diversas zonas del país con sus correspondientes climas; hacia el Norte de Jalisco de Zacatecas hasta la frontera en línea recta se presentan mayor cantidad de horas frío, mientras que en los litorales y en el Sur mismo de Jalisco tenemos condiciones subtropicales y tropicales; la inversión pues requiere considerar la climática porque de ello depende la compra de equipo e instrumental indispensables para la instalación y manejo de un real y verdadero invernadero. Se invierte dinero también en instalaciones para el acopio del corte, manipuleo, selección y embalaje. El capital humano requiere de una capacitación siempre actual acorde a los requisitos de mercado. Un aspecto psicológico y así lo hemos venido considerando, es que como operarios debemos entender que el cultivo de ornamentales y particularmente la flor de corte, es primeramente un arte que se apoya en la ciencia y en la experimentación tecnológica; no olvidando la divisa de alcanzar al máximo con el mínimo.

Factibilidad o viabilidad
Es dado cultivar ornamentales y flor de corte en cualquier tipo de terreno a excepción de los pantanos. Lógicamente la estructura de invernadero tampoco tiene limitaciones. El agua de riego debe conservar la calidad correspondiente, es decir no debe llevar sales; por lo tanto las aguas termales no son propias. La temperatura misma del agua debe tener un mínimo de 18 y un máximo de 22º C.

Esperamos estar cumpliendo con nuestra exposición en esta dominical página, en respuesta a los amables correos que llegan a nuestra mesa de trabajo sugiriendo temas.
Por: ROBERTO SIERRA B. / Ingeniero agrónomo, asesor y consultor.
Correo electrónico: ing.sierra@yahoo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada